“El mensaje a la iglesia en Filadelfia”

(Apocalipsis 3:7-13).

 

Introducción:

A.    En contraste a las iglesias en otras ciudades, o como Efeso, el Nuevo Testamento no revela nada de la iglesia en Filadelfia a excepción de lo que dice en esta carta.

1.     No hay una evidencia sólida de que los hermanos en Filadelfia experimentaron una severa persecución física, aunque sí enfrentaron oposición por vivir en una ciudad idólatra.

B.     Dice Vine´s que la palabra Filadelfia está compuesta de dos palabras. Una es “phileo” que significa amar, y la otra es “adelphos” que significa hermanos. Por lo tanto Filadelfia viene a indicar una relación, o afecto fraternal.

C.    Cómo veremos en esta carta la iglesia en Filadelfia era fuerte, el Señor no tiene nada malo que decir de ellos, solamente los alaba y exhorta.

   

I:-El origen y la autoridad del mensaje...

 

A. Jesús de identifica así mismo como:

1.     El Santo; (3:7).

a.     La palabra santo significa separado, dedicado a, y por ello en las escrituras en su sentido moral y espiritual un santo es uno que ha sido separado del pecado y consagrado a Dios. Jesús es aquí caracterizado por su perfección y su pureza; (Hebreos 7:26).   

2.     El Verdadero; viene de genuino, real, seguro. Así es Cristo Jesús; (Jn. 14:6; Rom. 3:4).

a.    Es “la luz verdadera”, la perfecta expresión de alumbrar en verdad; (Jn. 1:9).

b.    Es “el verdadero pan”, el pan de Dios que preserva el alma; (Jn. 6:32).

c.    Es “la vid verdadera”, la vid da vida, nutre a sus ramas, Cristo a nosotros; (Jn. 15:1).

d.    Es “el verdadero Dios”, no hay duda de su divinidad; (1 Jn. 5:20).

e.     Es “el testigo fiel y verdadero”, se caracteriza por su verdad y sinceridad; (Apoc. 3:14).

3.     El que tiene la llave de David; (3:7).

a.    Era una profecía indicando la autoridad, o acceso ilimitado del Mesías; (Isa. 22:22).

b.    Llave indica uno que abre y cierra, o asegura, que tiene control.

4.     Jesús abre y ninguno cierra, él sí cierra y ninguno abre.

a.    Solo Cristo tiene la absoluta y suprema autoridad sobre quién va a entrar al reino de los cielos, sea a su iglesia aquí en la tierra, o a su reino celestial; (Hech. 2:47; Mateo 13:40-43). 

  

II:-El Señor alaba a la iglesia en Filadelfia...

 

A. Jesús los alaba por las siguientes cosas.

1.     Conocía las obras de ellos y sabía que tenían poca fuerza; (3:8).

a.     No eran tan fuertes ni celosos cómo él hubiera querido, pero había evidencias de vida. 

2.     Sabía que ellos habían guardado su palabra; (3:8).

a.     Se refiere a su fidelidad a la palabra de Dios, a que no comprometieron la verdad con el error a pesar de una gran oposición, en sus tribulaciones mostraron la paciencia de Cristo.  

3.     No negaron su nombre ante los judíos que había allí y que se consideraban sinagoga de Dios pero no lo eran, entregaban los discípulos a los Romanos porque no confesaban el nombre de Cesar como Señor, muchos discípulos fueron encarcelados y otros lo pagaron con su vida.

 

III:-Menciona bendiciones que él les proveería...

 

A. Cómo resultado de su fidelidad, Cristo le daría las siguientes bendiciones; (3:8).

1.     Les proveería de una puerta abierta, la oportunidad de predicarle el evangelio a almas deseosas de oír la verdad; (2 Cor. 2:12; Col. 4:3; Hech. 8:30-31; 14:27; 2 Tes. 3:1).

2.     Expondría y castigaría a los enemigos de ellos; (3:9).                                   

a.     Dios les enseñaría a sus perseguidores que a los cristianos son a los que en verdad Dios ama y protegerá siempre. Notemos lo que dijo el profeta Isaías en; (Isa. 49:22-23; 60:14).

3.     También los guardaría de la hora de la prueba; (3:10).

a.     Esto puede significar dos cosas:

1)     Una que por la paciencia que habían mostrado en sus aflicciones, Cristo los libraría de las pruebas futuras que vendrían sobre el mundo; (Apoc. 6:9-11; 7:13-14; 8:13).

2)     La otra puede ser que los ayudaría a que no cayeran en las cosas que vendrían. Dijo el Señor que muchos sí dejarían la fe; (Mat. 24:11-12). Ellos serían preservados; (2 Tim. 4:16-18).

    

IV:-Cristo exhorta a la iglesia en Filadelfia...

 

A. Esta exhortación consiste en su preparación, “he aquí yo vengo pronto”  (3:11).

1.     Tal vez se refiera el Señor a su segunda venida.

a.      Toda generación debe de estar consiente que el Señor está por venir, que esto puede pasar en cualquier día, o momento; (Sant. 5:7-9; 1 Ped. 4:7; Apoc. 22:20).

2.     Que estuvieran firmes y nadie “tomare su corona” (11; Col. 2:18-19; 2 Ped. 3:18-19).  

a.      Debemos de estar conscientes de los peligros que nos rodean, las tentaciones y todas las cosas que pueden impedir recibir esta recompensa; (Mat. 26:41).

b.     Esta corona será dada a los fieles; (2 Tim. 4:8; 1 Cor. 9:25; Sant. 1.12; 1 Ped. 5:4).

 

V:-Las promesas del Señor...

 

A. Al que venciere, “yo le haré columna, será honrado de estar en el templo de mi Dios” (3:12).   

1.     Columna es figura de algo permanente, significa bendiciones que permanecerán.                                              

2.     Y “nunca más saldrá de allí”, no habrá razón para salir de allí, o que sea forzado a salir.  ¿Quién va a querer salir de un lugar celestial? Al contrario, y como dijo David; (Sal. 23:6).

3.     “Escribiré sobre él el nombre de mi Dios y el nombre de la ciudad de mi Dios”.

a.     Nombre aquí es figura del reconocimiento de que pertenecemos a Dios; (Efe. 1:13-14).

b.    En la antigua Jerusalén, o la terrenal era donde estaba el templo de Dios y donde se celebraba su adoración. Vino a ser figura de la iglesia, el lugar donde mora Dios y donde los cristianos le adoramos como piedras vivas; (1 Ped. 2:4-5).  La ciudad de Dios aquí, o la nueva Jerusalén aquí es figura del cielo, el hogar de los hijos de Dios; (Apoc. 21:1.2, 10; Heb. 12:22).

4.     También les daría “su nombre nuevo”.

a.     Llevarán el nombre de Cristo mismo; (3:12; 2:17).

b.    El nombre nuevo es figura, o representa la relación que tendrán los hijos de Dios en el cielo con el Señor y el triunfo que gozaremos con él; (19:11-13). Ese nombre el mundo no lo conoce, sino solo los cristianos, los redimidos con la sangre del cordero de Dios.

c.    Los cristianos serán identificados para gozar la gloria con Cristo; (Col. 3:4; 1 Jn. 3:2).

d.    Todo cristiano que persevere y que sea vencedor ser reconocido por el nombre del Señor que se la dará como característica de que pertenece a Dios y a la ciudad de Dios.

 

Conclusión:

 

A. Lecciones que deben de ser aprendidas de esta carta a la iglesia en Filadelfia.

1.     Que nosotros debemos de esforzarnos para vencer y superar todas las cosas de esta vida para que nuestro Dios escriba su nombre en nosotros. También para que podamos ser pilar en el templo de Dios, que es la nueva Jerusalén.

2.     Debemos de estar siempre preparados para la segunda venida de Cristo, recordemos que vendrá a la hora que no pensamos.

3.     Guardemos siempre los mandamientos del Señor y perseveremos siempre.

4.     No permitamos que nada ni nadie nos desanime, con la fe y en Cristo seremos más que vencedores.

5.     Procuremos tener un poco más de fuerza que los hermanos en Filadelfia, retengamos siempre su palabra y nunca, por ninguna circunstancia neguemos su nombre.

6.     Oremos a Dios para que también provea para nosotros una puerta abierta y podamos predicar el evangelio de salvación a la gente hambrienta de la verdad para que obedezcan. Dijo Cristo en Mateo 5:6; "Bienaventurados los que tienen hambre y sed de justicia, porque ellos serán saciados."

7.     Tomemos la determinación de ser fieles a Dios como la iglesia en Filadelfia.

 

                                                                                                                                                                       

                                            Juan Antonio Salazar