“El mensaje a la iglesia en Pérgamo”

(Apocalipsis 2:12-17).

 

Introducción:

A.    En esta lección continuaremos nuestros estudios sobre las siete iglesias de Asia.

1.     Cristo le mandó al apóstol Juan que le escribiera a las siete iglesias en Asia, aunque más iglesias existían en eso tiempos.

2.     Como lo mencioné en las lecciones anteriores, estos mensajes a estas iglesias revelan de una manera completa la condición de cada iglesia.

a.      Todas las iglesias del Señor ahora, son en alguna manera semejante a estas iglesias.

b.     Nosotros mismos podemos ser idénticos a alguna de ellas, o tener una combinación de todas las características.    

3.     Así es como cada mensaje a las iglesias en Asia nos sirve como una guía para ayudarnos a ver nuestra relación con Cristo.

a.      Para que nosotros podamos ser más agradables al Señor y una verdadera iglesia de Cristo.

B.    Hay un modelo general presentado en cada uno de estos mensajes.

1.     Designación, o una breve descripción del Señor mismo, cada una diferente a la otra

2.     Alabanza, por cada una de las cosas buenas que estaban haciendo.

3.     Reprende y condena las cosas malas que había entre ellos.

4.     Les advierte de lo que les pasaría sí no se arrepentía ni corregían sus errores.

5.     Les exhorta y anima a que continúen fieles, sin importar las circunstancias.

6.     También les hace promesas para asegurarles las bendiciones que obtendrán sí permanecen fieles y sí son vencen las aflicciones de esta vida.

C.    Este es el modelo general que se presenta en cada mensaje a las iglesias. 

    

I:-El origen y la autoridad del mensaje...

 

A.   Cristo se presenta él mismo, como él tiene la espada aguda de dos filos; (2:12).

1.     La frase “espada aguda de dos filos” se usa para describir autoridad y poder: Por ejemplo;

a.      La palabra de Dios; (Heb. 4:12; Efe. 6:17).

b.     También para hablar del castigo de Dios; (Apoc. 1:16; 19:15).

 

II:-El Señor conocía las obras de iglesia en Pérgamo...

 

A.    Cristo sabía de sus obras y las circunstancias en que estaban viviendo; (2:13).

1.     Sé donde moras, “donde está el trono de Satanás”. No literalmente, sino figuradamente. 

a.      La iglesia estaba expuesta a tentaciones, los rodeaban muchos peligros; (1 Ped. 5:8). 

2.     Satanás aquí simboliza los enemigos de la cristiandad; (2:9; 3:9; 12:9).

a.      La iglesia estaba en un lugar dónde la influencia de Satanás era muy grande.   

b.     Aunque la influencia de Satanás estaba produciendo una grande persecución, la iglesia  “habían retenido su nombre y no habían negado su fe”. No se avergonzaron de llevar el  nombre de Cristo, retuvieron la fe que profesaban; (Hech. 5:40-421 Ped. 4:14-16). 

c.     Aunque “Antipas había sido muerto entre ellos”. Él fue un posible mártir que fue sacrificado como Esteban, Jacobo y muchos como ellos en el principio de la iglesia; (6:9-11).

d.     Esta fue la situación de los primeros discípulos; (Hebreos 11:36-38). 

3.     Uno puede avergonzarse del nombre cristiano, o de nuestro Señor. ¿Cómo?

a.      Al no querer estar dispuesto a sufrir por Cristo; (1 Cor. 4:11-13; Mar. 10:17-22).

b.     Uno puede negar la fe, cuando nuestra obediencia, o nuestros frutos no van de acuerdo a la fe que profesamos; (Tito 1:16; 1 Timoteo 5:8). 

c.     Al no confesar abiertamente el nombre de Jesús; (Mateo 10:32-33).

 

III:- Cristo señala las cosas que tenía contra ellos...

 

1.     Les dice las cosas que él tenía contra ellos; (2:14). 

a.      Tienes allí a los que “retienen la doctrina de Balaam”. Este profeta de la tierra de Madian profesaba una piedad a Dios, que en verdad no sentía. Al contrario enseñó a Balac rey de Moab cómo seducir a Israel y así Dios los castigara por sus pecados; (Núm. 25:1-3; 31:16).

b.     Había algunos en la iglesia en Pérgamo que habían adoptado la doctrina de Balaam, que estaba siendo causa de tropiezo. Falsos maestros que estaban influyendo para que se cometieran actos inmorales y la iglesia los estaba tolerando; (2 Ped. 2:14-16; Hech. 20:29-30). 

2.     También tenía allí a hermanos que con ideas de los Nicolaítas, ellos eran una secta que había prevalecido en Efeso y en Pérgamo.

a.      El Señor aborrecía sus obras y su doctrina porque también apoyaban todo acto de inmoralidad, creían en el amor libre. Dios aborrece estas cosas y a todo hijo de Dios debe de tener la misma actitud; (1 Tes. 4:1-5; Rom. 12:9; Sal. 119:104).   

 

IV:-La advertencia de Cristo para la iglesia...

 

A.     La iglesia necesitaba de arrepentirse por haber permitido estas cosas; (2:16).

1.     Esto implica la responsabilidad de la iglesia en la aplicación de la disciplina.

a.      En restaurar al hermano que ha pecado; (Gál. 6:1; Sant. 5:19-20).

b.     Oponerse a los falsos maestros y error doctrinal; (Rom. 16:17-18; Gál. 2:11-14).  

c.     Contra toda clase de pecado; (1 Tim. 5:20; 1 Cor. 5:6).

2.     Sí la iglesia no toma las aciones apropiadas, dice el Señor que:

a.     “Él peleará contra ellos con la espada de su boca”. Recordemos que espada se usa para describir autoridad, poder y para hablar del castigo de Dios; (Apoc. 1:16; 19:15)

b.     Cristo ejecutaría su castigo sobre el culpable, la iglesia necesitaría corregir la idolatría, el error y la inmoralidad que habían tolerado. “Tienes allí” (2:14).

 

V:-Las promesas del Señor...

 

A.   Al que venciere le daré; (2:17).

1.     Todo cristiano necesitará ese carácter moral para poder vencer el error, todas las tentaciones de la carne, para retener el nombre, para no negar la fe y ser fiel.

a.      El Señor nos dará “del maná escondido”, Dios nos dará de comer con la verdadera comida espiritual, qué es el pan que alimenta el alma; (Salmos 23:1-6). 

b.     También “una piedrecita blanca con un nombre nuevo”. La piedrecita es figura de prosperidad, representa la bendición de haber alcanzado la gracia y el favor de Dios. El nombre nuevo es figura, o representa la relación que tendrán los hijos de Dios en el cielo con el Señor y el triunfo que gozaremos con él; (19:11-13). Ese nombre el mundo no lo conoce porque no lo puede entender, sino solo los cristianos, los redimidos por la sangre del cordero de Dios.    

 

Conclusión:

 

A.   ¿Cómo estamos nosotros es relación a cada una de estas cosas?

1.     Sí el Señor escribiera un mensaje a nosotros, ¿qué cosas nos diría?   

a.      ¿Estamos nosotros reteniendo el nombre del Señor?

b.     ¿Hemos de alguna manera negado el nombre del Señor, o la fe que profesamos?

c.     ¿Acaso tenemos entre nosotros hermanos con la doctrina de Balaam? ¿Hermanos que están influyendo de alguna mala manera y están sirviendo de tropiezo a la iglesia?

 

2.     La mejor manera de mantener la iglesia fuerte en el Señor, es que todos miembros seamos fuertes en el Señor.

a.     No sea de esos cristianos débiles que continuamente necesitan que los ayuden para poder seguir adelante. “Crezcamos en todo aquél que es la cabeza, esto es Cristo” (Efe. 4:15).

b.     Sea un cristiano fuerte para que agregue fortaleza a la iglesia, así ella será capaz de “ser columna y baluarte de la verdad”

 

3.     ¿No es usted un cristiano todavía? ¿Por qué no quiere venir a ser miembro del cuerpo de Cristo? Recuerde que en aquél día, usted no va a ser reconocido por él, venga a pedir ser bautizado para perdón de sus pecados. Usted fue un día un cristiano fiel pero no retuvo el nombre y negó su fe. ¿Por qué quiere continuar en el pecado? Venga y pida la oración a Dios por usted ahora que Dios le da esa oportunidad. 

                                                                                       

                                        Juan Antonio Salazar