“El mensaje a la iglesia en Esmirna”

(Apocalipsis 2:8-11).

 

Introducción:

A.   Al continuar nuestras lecciones sobre a las siete iglesias de Asia, en esta ocasión meditaremos sobre el mensaje a la iglesia en Esmirna, que era pobre y rica a la vez; (2:8-11).

B.    Una seria consideración de estos mensajes revela obligaciones congregacionales.

1.     La congregación tiene obligaciones con el Señor, así como las tenemos como individuos.

C.   Esta lección nos ayudará haber cómo estamos con el Señor y la relación que tenemos con él.

1.     El estudio señalará la debilidad y la fuerza de cada iglesia.

2.     La aplicación de los principios revelados es estos mensajes, nos necesarios para que podamos agradar a Dios.

D.   Nosotros podremos ver las condiciones de las iglesias en Asia...

1.     Cuatro de ellas tenían una mezcla de cosas buenas y malas.

a.      Efeso había sido muy fiel a Dios en cosas importantes, pero dejaron su primer amor.

b.     Pérgamo había retenido su fe, pero comprometió la verdad.

c.     Tiatira fue otra iglesia que también comprometió la verdad.

d.     Sardis tenía nombre de que estaba viva y estaba muerta, él Señor no encontró sus obras perfectas delante de él.

2.     De dos de ellas, el Señor no tuvo nada malo que decir.

a.      Esmirna era una de ellas, era pobre pero al mismo tiempo rica.

b.     La otra era la iglesia en Filadelfia, tenía una puerta abierta, también tenía poca fuerza pero era fiel. Había guardado la palabra del Señor y no había negado su nombre.

3.     Había otra de la cuál el Señor no halló nada bueno que decir, la iglesia en Laodicea, era una iglesia muy rica, pero a la vez era tibia.

 

I:- El origen y la autoridad del mensaje...

 

A.    Cristo da una breve descripción de él mismo a cada iglesia; (2:8; 1:8, 17-18; 22:13).

B.     Él se ha levantado de los muertos y vivirá para siempre; (Jn. 2:19-22).

 

II:- El carácter y la condición de la iglesia en Esmirna...

 

A.   Cristo tiene un perfecto conocimiento de las obras de ellos; (2:9).

1.     Las obras son las cosas que se han logrado espiritualmente; (Sant. 1:25).

a.     Cristo conoce las obras de todas sus iglesias, buenas o malas; (2:2, 9, 13, 19; 3:l, 8, 15).

b.     No hay ninguna de sus iglesias que le puedan engañar, él lo sabe todo.

c.     Cristo no solo sabe lo que enferma a la iglesia, también sabe el remedio para su cura. 

d.     La iglesia que siga sus instrucciones, nunca fracasará.

2.     También conocía la tribulación de ellos; (2:9).  Vivir la vida cristiana y servir al Señor trae grandes dificultades; (2 Tim. 3:12.       

a.      Esmirna estaba 40 millas a norte de Efeso, tenía un puerto y era un gran centro comercial. Además de que la idolatría prevalecía allí, vivía allí un gran número fuerte de judíos, por eso y porque estaba bajo las reglas de Roma, los discípulos tenían muchos problemas. No era fácil ser cristiano, había muchas oportunidades para volverse atrás; (Lucas 8:13).

b.     Notemos lo que menciona en el versículo nueve; "La blasfemia de los que se dicen ser judíos, y no lo son, sino sinagoga de Satanás." Los judíos se consideraban sinagoga de Dios, pero eran sinagoga de Satanás. Hay otros ejemplos en; (Hechos 13:45; 18:5-6). 

1)   Entregaban a los discípulos a los Romanos porque no confesaban el nombre de Cesar como Señor, muchos discípulos fueron encarcelados y otros lo pagaron con su vida.

2)   De esa manera Satanás hace su obra a traves de sus siervos que hacen su voluntad. 

3.     Muchas iglesias denominacionales piensan que son iglesias de Dios, pero son sinagoga de Satanás. Dijo Cristo; “Por sus frutos los conoceréis”.   

4.     Cristo sabía de su extremada pobreza material; (2:9).

a.     Tal vez los miembros eran muy pobres, es la única iglesia mencionada es esa condición.

b.     Notemos el contraste entre la iglesia en Esmirna y la de Laodicea; (3:17).

5.     También Cristo dijo de ellos; “Pero tú eres rico”.

a.      Una iglesia pobre puede ser rica en y en buenas obras; (2 Cor. 8:1-5).

b.     Tener demasiado interés en las cosas de esta vida, nos hace más mal que bien; (Lucas 8:14; 21:34-36; Ecle. 4:6; Prov. 15:16-17; 16:8; 17:1; Sal. 37:16-17).

 

III:-Cristo los exhorta y los anima con las promesas que les hace a ellos...

 

A.   Les dice que no tengan temor; (2:10). 

1.     Les advierte que tendrían que pasar por tribulaciones, pero solo por 10 días; (2:10).

2.     Tampoco debe de extrañarse por las pruebas de fuego que vendrán; (1 Ped. 4:12-16).   

B.    El Señor promete la corona. (2:10).

1.     Sí es que nosotros “somos fieles hasta la muerte”.

a.      Fieles al grado hasta de morir, sí nuestra vida es el precio; (Apoc. 12:11; Jn. 12:25).

b.     Fieles hasta el fin; (Mateo 10:22; 24:12-13).    

2.     La “corona” que se describe aquí en una “corona de justicia” (2 Tim. 4:7-8).

a.      Pedro la describe como una “corona de gloria” (1 Ped. 5:4). 

b.     Santiago la describe como la “corona de la vida” (Santiago 1:12).

c.     Pablo la califica como una “corona incorruptible” (1 Cor. 9:25).

C.   El Señor también les promete que no “sufrirá daño de la segunda muerte”  (2:11).

1.     Primera muerte es la separación del cuerpo del espíritu; (Sant. 2:26; Ecle. 12:7).

2.     La segunda muerte es la separación eterna del espíritu, de Dios; (Apoc. 20:13-15; 21:8).

        

IV:-Nosotros debemos de estar dispuestos a escuchar; (2:11).

 

A.   Esto es algo que menciona a todas las iglesias.

B.    Es la voluntad del Señor que “él que tenga la voluntad de oír, que oiga”.

C.   Aquellos que no tienen una menta abierta, que la cierran a la verdad, nunca podrán aprender la verdad para poder ser salvos; (2 Tes. 2:11-12).

1.     Por otro lado, aquél que tiene la verdad pero no la usa, la perderá; (Mat. 13:12).

2.     Por la falta de diligencia, nos pasará exactamente como lo dijo Isaías; (Mat. 13:14-15).     

a.      La dureza y la necedad del corazón impide que entienda la voluntad de Dios, que se aparte del pecado y que venga a buscar el perdón de Dios. 

3.     A veces los hermanos son duros y necios en su corazón; (Heb. 5:11). 

a.      Lo que resulta de ellos es la pereza y ser tardos para oír; (Heb. 5:12-14).

b.     Esta actitud hace muy difícil que ellos puedan ser enseñados.

4.    Vamos a determinarnos tener siempre nuestros corazones y nuestros oídos abiertos a la verdad. Dios quiere que estemos atentos y no para oír solamente, sino para hacer lo que Dios nos ha revelado en su palabra. Recordemos lo que dijo Dios de Israel por medio del profeta en  Ezequiel 30:30-33; "Y tú, hijo de hombre, los hijos de tu pueblo se mofan de ti junto a las paredes y a las puertas de las casas, y habla el uno con el otro, cada uno con su hermano, diciendo: Venid ahora, y oíd qué palabra viene de Jehová. Y vendrán a ti como viene el pueblo, y estarán delante de ti como pueblo mío, y oirán tus palabras, y no las pondrán por obra; antes hacen halagos con sus bocas, y el corazón de ellos anda en pos de su avaricia. Y he aquí que tú eres a ellos como cantor de amores, hermoso de voz y que canta bien; y oirán tus palabras, pero no las pondrán por obra. Pero cuando ello viniere (y viene ya), sabrán que hubo profeta entre ellos." 

 

Conclusión:

 

A.    Vamos a hacer un resumen de las cosas que hemos aprendido de esta lección

1.     Las persecuciones y las tribulaciones vendrán; (Hech. 14:22). Determinémonos ser fieles. 

a.      No permitamos que estas aflicciones nos destruyan; (2:10). “Todo lo puedo en Cristo”.

2.    Recordemos que mientras tengamos bendiciones espirituales, nosotros somos ricos. Esa es solo una razón para que siempre estemos contentos; (Filip. 4:1-4).

3.     Sí nosotros nos determinémonos a vencer las pruebas y las aflicciones de esta vida, nuestra fe será grandemente recompensada. Obtendremos en aquél día el objeto de nuestra fe, que es la salvación de nuestras almas; 1 Ped. 1:6-9; "En lo cual vosotros os alegráis, aunque ahora por un poco de tiempo, si es necesario, tengáis que ser afligidos en diversas pruebas, para que sometida a prueba vuestra fe, mucho más preciosa que el oro, el cual aunque perecedero se prueba con fuego, sea hallada en alabanza, gloria y honra cuando sea manifestado Jesucristo, a quien amáis sin haberle visto, en quien creyendo, aunque ahora no lo veáis, os alegráis con gozo inefable y glorioso; obteniendo el fin de vuestra fe, que es la salvación de vuestras almas." 

 

B.    ¿Cómo estará la relación de esta iglesia con el Señor? ¿Qué cosas se necesitan cambiar?

1.     Necesitamos meditar en las cosas que el Señor dijo a la iglesia en Esmirna y encontrar una aplicación para nosotros.

2.     No olvide que estos mensajes revelan obligaciones congregacionales. ¿Estaremos cumpliendo con estas obligaciones? No demos lugar a que el Señor diga algo malo de nosotros. Una de las obligaciones que tenemos con el Señor es “oír lo que dice el Espíritu Santo a las iglesias”. ¿Estamos nosotros oyendo a las palabras de Cristo?

3.     Venga a ser un hijo de Dios sí no lo es todavía y viva una vida cristiana fiel a Dios. Recuerde que él recompensará su fiel servicio. No menospreciemos sus promesas, él dijo; "Sé fiel hasta la muerte, y yo te daré la corona de la vida.". (Apoc. 2:10).

                                               

                                                                                       

                                                   Juan Antonio Salazar