“La parábola de la higuera estéril”

(Lucas 13:6-9).

 

Introducción:

1.     Cuando nosotros analizamos las parábolas de Jesús registradas en el evangelio según Mateo, pudimos ver como algunas parábolas fueron dirigidas a la nación de Israel en particular.

a.      La de los dos hijos, que habla de cómo ellos rechazaron a Juan el Bautista; Mat. 21:28-32.

b.     La de los labradores malvados, aplicada a Israel de cómo rechazaron a los profetas de Dios y eventualmente también rechazaron al Hijo de Dios; Mat. 21:33-46.

c.     La de la fiesta de bodas, esta parábola revela un cuadro más claro de la maldad y la rebelión de los líderes religiosos de Israel; Mateo 22:1-4. Estas tres parábolas fueron dichas durante la última semana del ministerio de Jesús, y poco antes de su crucifixión.

2.     Un poco antes Jesús enseñó otra parábola, y parece que el tema es semejante...

a.      Quiero decir, que habla de la relación de Dios con toda la nación de Israel.

b.     Y cómo la nación sería destruida sí no recibía al Mesías.

 

Esta parábola es conocida como la de la higuera estéril y esta registrada en; Lucas 13:6-9. 

3.     Por supuesto que esta parábola contiene esta verdad, pero...

a.      Tiene mucho más que ver con el arrepentimiento del individuo, que de la nación.

b.     Esto hace la parábola de un interés particular para nosotros hoy, al tratar de aprender de Jesús qué es lo que enseñó acerca de la necesidad del arrepentimiento.

 

[Comencemos nuestra lección notando...]  

 

1. La ocasión que dio lugar a esta parábola.

 

A. Jesús respondiendo a una noticia concerniente a una desgracia; Lucas 13:1-5.

     1. Le contaban de cómo Pilato, (el gobernador de Galilea) había hecho...

         a. "Ellos le contaban acerca de los galileos que habían sido muertos."

         b. “Cuya sangre Pilato había mezclado con los sacrificios de ellos“.

     2. Jesús anticipó los pensamientos de aquellos que le trajeron la noticia.

a.      "Respondiendo Jesús, les dijo: ¿Pensáis que estos galileos, porque padecieron tales cosas, eran más pecadores que todos los galileos?"

         b. "Os digo: No; antes si no os arrepentís, todos pereceréis igualmente."

     3. Jesús enfatiza este punto haciendo referencia a otra tragedia semejante, donde...

a.      "Aquellos dieciocho sobre los cuales cayó la torre en Siloé, y los mató......".

b.     ¿Pensáis que eran más culpables que todos los hombres que habitan en Jerusalén?

     4. Y repite; "Os digo: No; antes si no os arrepentís, todos pereceréis igualmente."

         a. Algunos piensan que esto hace referencia a la destrucción de Jerusalén.

         b. Sea eso, o no, en la parábola, el Señor llama por un arrepentimiento individual.

 

B. La parábola de la higuera estéril; Lucas 13:6-9.

    1. El relato básico de la parábola...

a.      Un hombre está decepcionado por que una higuera en su viña no daba fruto; 13:6. Una viña era un lugar donde una vid, o plantas especiales de uvas eran plantadas. Esta higuera no estaba en el monte, ni en un lugar descuidado, al contrario. La higuera al igual que toda planta tenían atenciones especiales durante todo el año.

          b. Quiere cortarla, pero el viñador lo persuade que no lo haga, que se espere; 13:7-8.

        c. Entonces, sí todavía no da fruto, será cortada; 13:9.

    2. El punto principal de la parábola...

a.      La lección central de la parábola es muy clara; “Arrepentíos”.

b.     Los versículos 6-9 de esta parábola lleva el llamado al arrepentimiento un paso más lejos, “qué el arrepentimiento debe de ser ahora”.  

c.     Porque el estar si fruto no se va a soportar para siempre.

 

[Aquellos que oyeron a Jesús, ¿pudieron ver la razón de los deseos del señor de la viña de cortar la higuera por no llevar fruto? Yo pienso que sí, pero ¿apreciamos nosotros la exhortación que Jesús hace en esta parábola? Para hacer el punto todavía más claro, consideremos en lo que nosotros nos podemos beneficiar de esta parábola en...]

 

2. Las lecciones para nosotros hoy.

 

A. Donde Dios ha extendido los privilegios, Él espera algo de regreso...

       1. El dueño de la viña esperaba que aquella higuera llevara fruto, su razón era muy justa.

a.      Él la había puesto en una buena tierra, por tres años se le dio cuidados especiales.

b.     Se le dio otro año más, pero solo con el propósito de que diera fruto, un año mas de cuatro estaciones, de lluvia, de sol y de especiales atenciones.

     2. Dios bendijo a Israel, y Dios se decepcionó cuando Israel no dio buen fruto; Isaías 5:1-7. Dios

         requería que ellos fueran más sabios, más santos, y más obedientes que los gentiles.

     3. A nosotros Dios nos ha bendecido a traves de Jesús, y debemos glorificar a Dios llevando

         fruto: Jn. 15:8; "En esto es glorificado mi Padre, en que llevéis mucho fruto, y seáis así

         mis discípulos." ¿Ha usado usted los privilegios que Dios le ha dado, al haberlo hecho su

         pueblo?

a.      Dios espera que nuestro corazón permita los frutos de su gracia, que nuestros labios le den acciones de gracias. Él espera frutos de obediencia en nuestra vida, que todos usemos en su servicio los talentos que nos dado, de cada líder y maestro.  

 

B. El Señor es paciente, pero no lo será para siempre...

     1. Nosotros vemos la paciencia en el dueño de la viña.

         a. Él le dio a la higuera tres años para que diera fruto.

         b. Fue persuadido a que le diera un año más con cuidado especial y con abono.

         c. Pero el último año sería la última oportunidad que se le daría a esa higuera.

     2. Nosotros vemos la paciencia de Dios en su relación, o como trató a Israel.

a.      La paciencia que les tuvo en el desierto, en el tiempo de los Jueces y de los reyes.

b.     Sí les dijo que les quitaría el reino y se lo daría a otra nación para que llevara fruto: Esa nación fueron los Gentiles: Mateo 21:43; "Por tanto os digo, que el reino de Dios será quitado de vosotros, y será dado a gente que produzca los frutos de él."

     3. El Señor ha sido paciente con nosotros también.

a.      Porque él no quiere que nadie se pierda: 2 Pedro 3:9; "El Señor no retarda su promesa, según algunos la tienen por tardanza, sino que es paciente para con nosotros, no queriendo que ninguno perezca, sino que todos procedan al arrepentimiento."

b.     Su paciencia con nosotros es para salvación: 2 Pedro 3:15; "Y tened entendido que la paciencia de nuestro Señor es para salvación; como también........".

c.     Pero su paciencia un día terminará, cuando venga Jesús  por  segunda  vez:  2 Pedro 3:7; "Pero los cielos y la tierra que existen ahora, están reservados por la misma palabra, guardados para el fuego en el día del juicio y de la perdición de los hombres impíos." 3:10; "Pero el día del Señor vendrá como ladrón en la noche", el día en que "la tierra y las obras que en ella hay serán quemadas."

 

C. Todos aquellos que no lleven fruto, serán cortados.

     1. Sí aquella higuera no daba fruto después del último año, sería cortada.

     2. Jesús advirtió a sus discípulos que eso les pasaría a ellos, sí no llevaban fruto.

a.     Juan 15:2; "Todo pámpano que en mí no lleva fruto, lo quitará; y todo aquel que lleva fruto, lo limpiará, para que lleve más fruto."

b.     Juan 15:6; "El que en mí no permanece, será echado fuera como pámpano, y se secará; y los recogen, y los echan en el fuego, y arden." 

     3. Pablo le advirtió a los Gentiles cristianos que ellos serían cortados, sí no permanecían fieles: Romanos 11:19-23; "Pues las ramas, dirás, fueron desgajadas para que yo fuese injertado. Bien; por su incredulidad fueron desgajadas, pero tú por la fe estás en pie. No te ensoberbezcas, sino teme. Porque si Dios no perdonó a las ramas naturales, a ti tampoco te perdonará. Mira, pues, la bondad y la severidad de Dios; la severidad ciertamente para con los que cayeron, pero la bondad para contigo, si permaneces en esa bondad; pues de otra manera tú también serás cortado....."

     4. Nosotros leemos en la Biblia cuál será el fin de aquellos que fueron salvos, pero cayeron de la gracia. Aunque recibieron de Dios muchas bendiciones, su fin será cómo el de los espinos y los abrojos, “están próximos a ser maldecidos y quemados”: Hebreos 6:1-8. 

 

Conclusión:

1. En vista de estas advertencias, tal vez nosotros podamos apreciar más...

a.      La doble advertencia dada por Jesús en Lucas 13:3, 5. "Os digo: No; antes si no os arrepentís, todos pereceréis igualmente." 

b.     El mensaje básico de la parábola de la higuera estéril es; “Arrepentíos”. Pero; “qué el arrepentimiento debe de ser ahora”.  

a)     El Señor ha sido paciente por mucho tiempo, el tiempo que nos queda puede ser corto.  

2. No pensemos que los que mueren trágicamente son más pecadores que nosotros...

a.      Dice Rom. 3:23; "Por cuanto todos pecaron, y están destituidos de la gloria de Dios."

b.     La paga del pecado es la muerte: Rom. 6:23; "Porque la paga del pecado es muerte... ". Que es la eterna separación de Dios, dice en Apo. 21:8; "Pero los cobardes e incrédulos, los abominables y homicidas, los fornicarios y hechiceros, los idólatras y todos los mentirosos tendrán su parte en el lago que arde con fuego y azufre, que es la muerte segunda." Sí nosotros no nos arrepentimos, nuestro fin no se comparará con la peor calamidad que haya caído en este mundo, ni con la Tsunami que mató más de 200, 000 personas.

 

3. Pero las buenas nuevas del evangelio son que Dios nos ofrece el regalo de la vida eterna, en su Hijo Jesús; "Mas la dádiva de Dios es vida eterna en Cristo Jesús Señor nuestro."   

a.      Pero no olvidemos la advertencia para los que no se arrepienten; Romanos 2:4-11. 

b.     Pero en contraste con la higuera estéril, nosotros tal vez tengamos menos de un año para dar fruto, y al que mucho se le demandará, al que mucho se le a confiado. No olvidemos que "el hacha está puesta a la raíz de los árboles; por tanto, todo árbol que no da buen fruto es cortado y echado en el fuego." Mateo 3:10.